Sincrodestino: la forma en la que el universo te habla

 ¿Qué quieres? ¿Cuáles son tus sueños? ¿Cuál es tu objetivo a corto y mediano plazo?

Si tienes claras las respuestas, perfecto. Y si no, también. Para unos minutos lo que estás haciendo porque con el siguiente artículo entenderás que ha llegado la hora de hacer alianzas con el universo para cumplir o empezar a definir tus propósitos en la vida.

¿Qué es el Sincrodestino?

Son las coincidencias que nos ocurren en la vida. Caminos que tomamos de forma inesperada pero que luego nos llevan a nuevas oportunidades y situaciones que quizá no habíamos soñado.

¿Y qué significa la “Conciencia colectiva”?

Tener claridad de lo que es el Sincrodestino, nos permite reconocer que hay una energía llamada “conciencia colectiva”: su propósito, es que nuestro ser encuentre su gran misión.

¿Qué pasa si creemos en el Sincrodestino?

  • Estamos en conexión con la intuición, la creatividad y la inteligencia universal.
  • Entramos a un estado de amor y el miedo se va alejando.
  • Nos situamos en el presente, siendo nuestra prioridad lo que vivimos en él.
  • Observamos las coincidencias.

¿Qué habilidades adquirimos?

Atención: si tenemos una idea clara, saldremos al mundo con la habilidad de identificar todo aquello que nos puede acercar a nuestro objetivo.

Intención: con nuestra fuerza interior, lograremos transformar la energía externa en posibilidades.

¿Qué necesitamos para aplicar el Sincrodestino?

Saber qué queremos, a dónde queremos llegar y cuáles sueños tenemos. No importa la cantidad, la clave es estar atento a lo que estamos creando.

Lo que no debemos olvidar

Si logramos entender que en nuestro interior tenemos alternativas para cumplir lo que nos proponemos, la vida se encargará de irnos presentando grandes oportunidades.

 

Haz un alto en el camino y respóndete a ti mismo si quieres empezar a identificar bonitas coincidencias a lo largo de tu vida. Por si aún no lo has notado, el universo no para de enviarnos señales: nos avisa que está ahí, esperando a que creamos, busquemos y pidamos.

Tal vez también te interese leer Felicidad vs. Alegría, ¿cuál es la diferencia?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *