Test: ¿Soy realmente feliz en mi trabajo?

Ya sea por cuestiones de rutina o porque simple y sencillamente necesitamos el dinero para poder suplir nuestras necesidades, pocas son las veces en las que tenemos la valentía de preguntarnos si de verdad nuestro trabajo nos da felicidad.


Y frente a esto, ¿sabías que es mucho más probable que alcancemos la cima del éxito cuando amamos lo que hacemos? Te invitamos a realizar este pequeño test que, además de ayudarte a encontrar una respuesta, te demostrará que esta es la clase de cuestionamientos que siempre debes hacerte por el resto de tu vida.

1. ¿Consideras que estás sacándole el suficiente provecho a tus habilidades?

A. Creo que ya aprendí lo que tenía que aprender acerca del área en la que estoy y que debería trascender, aunque no veo que pueda darse esta oportunidad.

B. Mmmmm no estoy muy seguro. Pero eso no importa, al fin y al cabo no pienso quedarme mucho tiempo en esta compañía.

C. ¡Claro que sí! Todos los días aprendo algo nuevo así a veces se presenten cosas que no se relacionen tanto con mis funciones.

2. Durante el tiempo en el que has estado en este trabajo, ¿crees que has crecido como persona?

A. Antes pienso que he retrocedido. No tengo tiempo para dedicarle a mi familia y mucho menos a mis amigos. Cada vez soy más irritable por lo agotado que me siento.

B. No sé… La verdad no he sentido la necesidad de preguntármelo.

C. He aprendido a ser más tolerante y todos los días agradezco por el trabajo que tengo. 

3. ¿Qué tanto te exiges para entregar trabajos de calidad?

A. Al principio mucho y quería perfeccionarme constantemente; ahora, solo cumplo con desgana.

B. Lo normal, entrego única y exclusivamente lo que me corresponde y listo.

C. Siempre quiero entregar lo mejor de mí. Además de querer ser el mejor en lo que hago, me gusta que me queden grandes enseñanzas.

4. ¿Sientes que eres parte de la empresa y que encajas con su cultura y filosofía?

A. De eso ya queda muy poco. No solo siento que cada vez me aíslo más de mis compañeros, sino también que mis creencias ya no van con las de la empresa.

B. Creo que sí. Hay compañeros con los que converso y al menos no me molestan cuando llego tarde.

C. Sí, por supuesto. No podría estar todos los días en un lugar que vaya en contravía con mis principios y que me haga sentir excluido.

5. ¿Tus ideas u opiniones son tenidas en cuenta?

A. Siento que ya no tengo nada que aportar, así que ya no participo ni soy proactivo.

B.  Casi nunca opino. Mejor espero a que los demás me cuenten qué decidieron.

C.  Sí. Muchas veces toman lo más importante y lo unen con las propuestas de los demás para que salgan cosas mucho mejores.

6. ¿Te sientes cómodo con el salario que recibes?

A. Podría ser mejor, pero no es malo. La verdad es lo único por lo que sigo en este lugar.

B.  No, quiero más. Por eso sé que este trabajo solo es algo temporal.

C.  Sí, estoy bien. Aspiro a que muy pronto suba porque tengo necesidades, pero aún así siento que hay cosas más importantes que me animan a estar acá.

7. ¿Renunciarías ahora?

A. No sé. Prefiero analizarlo con más calma.

B.  Si me sale otro trabajo ahora, ¡de una!

C.  No, claro que no. Esta pregunta sobra.

Respuestas

De 3 a 4 “A” en adelante, completamente infeliz: al parecer desde hace un tiempo te sientes insatisfecho en tu trabajo pero no te atreves a dar el paso de dejarlo. Quizá tu razón más poderosa es la necesidad de estar produciendo, ¿pero no crees que ha llegado el momento de hacer un alto en el camino y renunciar a la frustración que tu vida está experimentando ahora? Recuerda siempre que “todos acabamos llegando a donde nos esperan”.

De 3 a 4 “B” en adelante, completamente desinteresado: más que infelicidad, lo que proyectas es estar en una etapa en la que nada te apasiona y prefieres seguir una rutina en la que no hay metas, proyectos de vida y muchos menos ganas de aprender de las experiencias que estás dejando pasar de largo. Esto no se trata de estar donde no quieres: se trata de al menos dejarte sorprender.

De 3 a 4 “C” en adelante, completamente feliz: ¡felicitaciones! Nos encanta sentir que amas tanto lo que haces y que tu trabajo llena tus expectativas del presente. Sabes que el dinero es necesario pero también tienes claro que no es lo único que hay que valorar para sentirse pleno. Sigue cultivando esta actitud y vas a ver que todos los ámbitos de tu vida seguirán equilibrándose.

Un comentario Añadir valoración

  1. Alejandro dice:

    ¡Buen articulo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *